Cuando veas un jardín maravilloso felicita al jardinero, pero no dejes de buscar al amo del lugar para agradecerle haberlo hecho posible.
Cuando un jardín te resulte triste y abandonado consuela al jardinero y aléjate del amo del lugar.

miércoles, 13 de marzo de 2013

magustao esto oyes


Me ha gustado esta anécdota que ha compartido con nosotros el amigo Vicente. Y eso que yo continúo hecho un lío con Dios. Que Él me perdone.

Por otro lado, la ciencia es estupenda sí, pero a ratos se pasa varios pueblos y peca de soberbia, me parece a mí. ¿Qué es eso de una gran explosión, a partir de la nada - literalmente - que creó el universo?. Pues como que me suena a "no se que decir..., ¡pues un bombazo, oye!, así, por el morro. Y si no demuéstrame lo contrario".

La posdata ya la conocía y siempre miro de practicarla, para parecer inteligente xD

‎(Hecho ocurrido en 1892, verdadero y parte de una biografía)


Un señor de unos 70 años viajaba en el tren, teniendo a su lado a un joven universitario que leía su libro de Ciencias. El caballero, a su vez, leía un libro de portada negra. Fue cuando el joven percibió que se trataba de la Biblia y que estaba abierta en el Evangelio de Marcos.
Sin mucha ceremonia, el muchacho interrumpió la lectura del viejo y le preguntó:
- Señor, ¿usted todavía cree en ese libro lleno de fábulas y cuentos?
- Sí, mas no es un libro de cuentos, es la Palabra de Dios. ¿Estoy equivocado?
- Pero claro que lo está. Creo que usted señor debería estudiar Historia Universal. Vería que la Revolución Francesa , ocurrida hace más de 100 años, mostró la miopía de la religión.
Solamente personas sin cultura todavía creen que Dios hizo el mundo en 6 días. Usted señor debería conocer un poco más lo que nuestros Científicos dicen de todo eso.
- Y... ¿es eso mismo lo que nuestros científicos dicen sobre la Biblia?
- Bien, como voy a bajar en la próxima estación, no tengo tiempo de explicarle, pero déjeme su tarjeta con su dirección para mandarle material científico por correo con la máxima urgencia.
El anciano entonces, con mucha paciencia, abrió cuidadosamente el bolsillo derecho de su bolso y le dio su tarjeta al muchacho.

Cuando éste leyó lo que allí decía, salió cabizbajo, sintiéndose peor que una ameba.

En la tarjeta decía:
Profesor Doctor Louis Pasteur
Director General del Instituto de Investigaciones Científicas
Universidad Nacional de Francia
'Un poco de Ciencia nos aparta de Dios.
Mucha, nos aproxima'.
Dr. Louis Pasteur (1822-1895)


P.D.: El mayor placer de una persona inteligente es aparentar ser idiota delante de un idiota que aparenta ser inteligente.

2 comentarios:

  1. Mejor pecar de modesto que de lo contrario. Ir dando lecciones por ahí, aparte de estar muy feo, te puede llevar a un ridículo como el que nos cuenta Vicente.

    ResponderEliminar