Cuando veas un jardín maravilloso felicita al jardinero, pero no dejes de buscar al amo del lugar para agradecerle haberlo hecho posible.
Cuando un jardín te resulte triste y abandonado consuela al jardinero y aléjate del amo del lugar.

miércoles, 23 de octubre de 2013

¡No es esto, no es esto!


A pesar de lo que se viene ilustrando al populacho desde las autoridades infames (¡35 años!), son bastantes los que conocen la realidad de la II República.
Se sabe que algunos de los que abrazaron inicialmente a la II República con entusiasmo fueron desengañándose y renegando de cómo se iba desarrollando. Más bien criticaron cómo se fue pudriendo, porque aquello fue todo menos desarrollo.
(En este enlace hay algunas de esas manifestaciones personales indignadas con lo que iba ocurriendo... y alguna curiosa interpretación "más moderna").

La desgracia que tuvieron nuestros antepasados es que una vez se puso ese tren en marcha por la vía equivocada, nadie quiso o nadie supo o nadie pudo pararlo. Pronto se habían adueñado del tren y estaban a los mandos de la máquina los peores de todos los que hubieron apostado por él. La masa, "el pueblo", se dejó hipnotizar como suele hacer y ya no hubo solución civilizada sino guerra civil, que luego se hizo oficial con el alzamiento militar.

Es inevitable que a día de hoy ( o de ayer o de hace bastante tiempo) no sea yo el único "arrepentido". Aquel que se pensaba que era "de izquierdas" porque tenía unos ideales de sociedad, porque tenía cierta impresión del Régimen anterior  (pueril y desinformada) y porque Europa y sus democracias parecían el Edén... dando por hecho - iluso - que seríamos algo parecido, o incluso LA MEJOR de las democracias.
Ya seremos bastantes los que hemos descubierto que decir "izquierdas", al menos en España, es decir anti-democracia, que era cierto que "los próximos fascistas se auto proclamarán anti-fascistas", que la antítesis de todo lo deseado para mi país y para mi gente está en los "nuevos demócratas anti-franquistas".
La "lucha democrática" en España (sin Franco, claro) ha consistido casi exclusivamente en un anti-franquismo tardío, ridículo, espasmódico, contrapatria, contraeconómico y contranatura. Medidas anti-españolas primero y ante todo, como si está nación la habitaran franceses o marroquíes.

Pone la piel de gallina y el culo apretao de puro miedo ver que todo esto es una repetición de aquello.
Acojona y desmoraliza que tan poquitos entusiastas hayan dejado de serlo y griten
 ¡NO ES ESTO, NO ES ESTO!

Una lucecita se enciende cuando un Corcuera se desata un poco, otra lucecita porque alguien reconoce haberse bajado del burro, otras lucecitas aquí y allá... qué poquita cosa ¿verdad?.

Esta vez han ganado los rojos, por desgracia para ellos (también) y para sus hijos (también).
Esta vez eran "los aliados" los que atacaban España desde todos los frentes, con ellos, con la famélica, con los moros, junto a los ejércitos de intereses extraños a nosotros, hombro con hombro con el Gran Capital y la Banca/Mafia internacional. 
Y desde dentro, nosotros, 
¡¡quemando nuestras naves con un propósito tan contrario al de aquel de Hernán Cortés!!. 

Los pobres lo han conseguido igualmente: seguirán siendo pobres eternamente y tendrán más compañía.
¡BRAVO, ESPAÑA DEMOCRÁTICA, BRAVO!

2 comentarios:

  1. Apúnteme a la lista, pero además apúnteme con la vehemencia de un converso.

    ResponderEliminar